Miguel Carvajal Profesor de Periodismo

Hechos, ficción y juicios

Un posado ficticio

Una amiga me escribe esta mañana y me llama la atención sobre este reportaje. El domingo habíamos hablado sobre el lenguaje que emplean los periodistas y lo recordó leyendo el periódico. En la conversación coincidimos en que el redactor debe evitar juicios de valor o de intención sobre los sujetos de la información, debe limitarse a seleccionar los hechos, las palabras y las cifras para no tergiversar la realidad.

Pero incluso haciendo esto último de forma adecuada (hechos, cifras y palabras), una mala o insidiosa selección puede deteriorar la representación de la realidad. Para ella, algunos términos (chulesco, alardear) y el posado de la foto restan credibilidad al trabajo periodístico que parece forzar las cosas para que el estereotipo encaje. Bien visto, porque son aspectos que a priori no se suelen ver en una lectura superficial, como a menudo se enfrenta un lector desprotegido al texto.