Miguel Carvajal Profesor de Periodismo

Periodismo bien hecho

Imagínate que en una ciudad de Andalucía, Murcia o Valencia un periódico lanza un soporte para medir la verdad o la falsedad de las declaraciones de los políticos y para testar el grado de cumplimiento de sus promesas electorales.

Imagina que un grupo de periodistas e investigadores estudian *a diario las declaraciones salidas de parlamentos autonómicos, consejos de gobierno, ministerios, ruedas de prensa, notas de agencia y resto de altavoces del *poder político.

Imagina que examinan su veracidad, que clasifican sus frases como verdadera, medio verdad o mentira. Imagina que además lo justifican con fundamento, con una redacción clara y en un soporte atractivo.

Imagina que también **miden las promesas electorales **del presidente del gobierno y controlan, durante toda la legislatura, su cumplimiento.

Imagina que ese equipo de reporteros recibe el premio más prestigioso de periodismo en España (imagina, imagina: aquí se los regalan entre ellos, según la trinchera mediática).

Bueno, deje ya la imaginación, me dirán. Sí, eso parece periodismo bien hecho. Ocurre en Tampa *(Florida), se ha exportado a ocho estados norteamericanos y también se aplica a políticos federales. Ganó el *Pulitzer en 2009.